Rate this post

 

 

 

CDMX, a 26 de junio de 2018. Fisterra Energy y la Comisión de Energía de la Cámara Española de Comercio organizó en la Delegación de Querétaro la plática sobre las oportunidades y retos que se tienen con la Reforma Eléctrica en México.

Sin duda alguna, el mercado eléctrico mexicano ya ha cambiado. La Comisión Federal de Electricidad (CFE) ya no es la única proveedora de energía, ahora hay más opciones y todo, gracias a la entrada en 2013 de la Reforma Eléctrica.

Una reforma eléctrica era justa y necesaria para optimizar los costes del sistema eléctrico en México. Esto puede, o no, reflejar en una bajada de tarifas ya que esto depende del punto de partida y de las circunstancias macro y micro económicas de cada momento.

Antes de la Reforma Eléctrica, el sector eléctrico estaba formado por la cadena de valor de la industria, incluyendo la generación de energía, el transporte, la distribución, la comercialización, la planeación y el control del sistema eléctrico nacional. Antes del 2014, todas estas actividades recaían en la CFE.

Con la entrada en vigor de la Reforma, la cadena de valor quedó distribuida de la siguiente manera. Siendo las de color azul las actividades liberadas.  

Ahora México se acaba de integrar al ranking de los 30 países consumidores de energía eléctrica. Ocupando el lugar número 16, por arriba de España y Australia. “Por otro lado, México ocupa el lugar No. 91 a nivel mundial en consumo eléctrico per capita, por debajo de la media mundial que ronda los 2,000 kWh per capita. Sin embargo anticipamos un rápido crecimiento en demanda per capita y global”, comentaron los expertos de Fisterra Energy.

Si deseas tener acceso a la presentación completa de Fisterra Energy, puedes hacerlo a través del micrositio de la Comisión de Energía de la CAMESCOM